Las políticas públicas que elabora y aplica el IJA

La puesta en marcha del Instituto de Justicia Alternativa en el estado, obedece a la necesidad de apoyar al Poder Judicial a cumplir con la demanda de resolución de litigios que le exige la sociedad, ya que para mucha gente es difícil el acceso a la justicia, por lo que, el Instituto es una opción para solucionar conflictos de manera pacifica entre las partes. Los medios alternos de solución de conflictos que nuestra ley determina son la negociación, la mediación, la conciliación y el arbitraje; pero lo mas importante, todos dan prioridad al dialogo y al acuerdo voluntario de las partes del conflicto.

Los procedimientos de los métodos alternativos de resolución de conflictos se rigen por diversos principios, entre los que destacan, la voluntariedad de los participantes, la confidencialidad de la información derivada de los procedimientos, la neutralidad, la imparcialidad y honestidad; principios que deberán cumplir los prestadores de servicios de los centros públicos y privados; en estos casos se deberán proteger los derechos de los más vulnerables, como las niñas, niños, adolescentes, incapaces, adultos mayores e indígenas. Todo lo anterior, procurando el ahorro de tiempo y gasto a las partes y buscando en todo momento la atención inmediata de los conflictos de manera accesible, flexible e informal.

Los procedimientos de los métodos alternativos de resolución de conflictos se rigen por diversos principios, entre los que destacan, la voluntariedad de los participantes, la confidencialidad de la información derivada de los procedimientos, la neutralidad, la imparcialidad y honestidad; principios que deberán cumplir los prestadores de servicios de los centros públicos y privados; en estos casos se deberán proteger los derechos de los más vulnerables, como las niñas, niños, adolescentes, incapaces, adultos mayores e indígenas. Todo lo anterior, procurando el ahorro de tiempo y gasto a las partes y buscando en todo momento la atención inmediata de los conflictos de manera accesible, flexible e informal.

El trámite de los métodos alternativos, no deberá exceder de tres meses y el convenio final que en su caso se realice, una vez sancionado y registrado en el Instituto, se considerara como sentencia que hubiere causado ejecutoria, con todos los efectos que para la ejecución forzosa prevén las leyes, lo que otorga seguridad jurídica a quienes hagan uso de estos medios alternos.

El Instituto y su personal tiene la firme convicción de participar con todos los sectores de nuestra sociedad para fomentar y adoptar como valores estas formas de resolver conflictos, promoviendo sobre todo programas de mediación familiar, escolar y comunitaria.

Hoy más que nunca se requiere promover y practicar la cultura de la paz entre la sociedad Jalisciense.

Los procedimientos de los métodos alternativos de resolución de conflictos se rigen por diversos principios, entre los que destacan, la voluntariedad de los participantes, la confidencialidad de la información derivada de los procedimientos, la neutralidad, la imparcialidad y honestidad; principios que deberán cumplir los prestadores de servicios de los centros públicos y privados; en estos casos se deberán proteger los derechos de los más vulnerables, como las niñas, niños, adolescentes, incapaces, adultos mayores e indígenas. Todo lo anterior, procurando el ahorro de tiempo y gasto a las partes y buscando en todo momento la atención inmediata de los conflictos de manera accesible, flexible e informal.

El trámite de los métodos alternativos, no deberá exceder de tres meses y el convenio final que en su caso se realice, una vez sancionado y registrado en el Instituto, se considerara como sentencia que hubiere causado ejecutoria, con todos los efectos que para la ejecución forzosa prevén las leyes, lo que otorga seguridad jurídica a quienes hagan uso de estos medios alternos.

El Instituto y su personal tiene la firme convicción de participar con todos los sectores de nuestra sociedad para fomentar y adoptar como valores estas formas de resolver conflictos, promoviendo sobre todo programas de mediación familiar, escolar y comunitaria.

Hoy más que nunca se requiere promover y practicar la cultura de la paz entre la sociedad Jalisciense.